SECRETOS EMPRESARIALES Y COMPETENCIA DESLEAL. LA PROTECCIÓN DE LOS CREADORES.

Las empresas están cada vez más expuestas a prácticas desleales que persiguen la apropiación indebida de secretos empresariales como el robo, la copia no autorizada, el espionaje económico o el incumplimiento de los requisitos de confidencialidad que comprometen la capacidad de su titular legítimo para aprovechar las ventajas que por su labor de innovación le corresponden. En consecuencia, la creatividad empresarial se puede ver desincentivada con los consiguientes efectos para la inversión y el buen funcionamiento del mercado.

En este sentido, España ya cuenta con la Ley de Competencia Desleal. Pero en su intento de trasponer la Directiva Europea (UE) 2016/943 presenta ahora un Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales con las siguiente novedades:

– Incorpora una serie de reglas al objeto de preservar el tratamiento confidencial de la información que se aporte o se genere en el proceso y que pueda constituir secreto empresarial.

– Ofrece un marco normativo para que el demandante pueda preparar el ejercicio de su acción garantizándose así el derecho a la tutela judicial efectiva a través del desarrollo de diligencias de comprobación de hechos, medidas para acceder a las fuentes de prueba en poder del futuro demandado o de terceros y, en su caso, de medidas de aseguramiento de las mismas.

– Incorpora reglas singulares en materia de medidas cautelares para asegurar la eficacia de su acción y evitar de manera inmediata la revelación, uso u obtención ilícita del secreto empresarial.

Con ello se pretende una protección más práctica y articulada en la defensa de los “creadores” frente a los que, por desgracia mayoría, copian de éstos y viven a costa de sus ideas.

NUEVO VARAPALO A LA BANCA

El Tribunal Supremo “comprendió” a la banca pero en Europa sigue la mano firme manteniendo, como no podía ser de otro modo, la institución de la nulidad jurídica con todos sus efectos ex tunc (desde entonces) desde el comienzo:

CLÁUSULA “SUELO”:
Con motivo de la reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de fecha  21 de diciembre de 2016, podrán reclamarse todas las cantidades que haya cobrado la entidad bancaria desde el inicio del préstamo hipotecario y no sólo hasta el 9 de mayo de 2013 como hasta ahora.

Pero El Tribunal Supremo abrió otra vía de reclamación hacia los bancos así que no todo es “comprensión”:

GASTOS CONSTITUCIÓN HIPOTECA:
La Sentencia del 23 de diciembre del 2015 del Tribunal Supremo consideró nulas las cláusulas relativas a los gastos de apertura de las hipotecas.

No corren buenos tiempos para la banca en los Tribunales, quizá esto explique tantas y tantas comisiones elevadas que de nuevo cobran a sus clientes y, especialmente, no clientes.

Sergio Sanjuán Urdiales
Abogado Consultor en ICCE CONSULTING